VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

sábado, 12 de agosto de 2017

¿Cómo eliminar la deuda de los Estados?

Los Estados tienen deudas con bancos privados, porque a nadie se le ha ocurrido expropiar a toda la banca y que el Estado sea el Banco. No hay mejor forma de que los políticos fueran sensatos que con una democracia de verdad, con separación de poderes.

Lógicamente el banco público debería ser llevado por empleados públicos siguiendo las políticas monetarias del ministro de economía. 

Así no habría deudas, porque el Estado controlaría el dinero emitido, y podría ajustar la masa monetaria directamente sin los caros intermediarios que tenemos que son los que ejercen el poder real, los banksters. 

Manejando el Estado la política monetaria, y sin existir bancos privados, la tendencia sería a que: 

* Los políticos fueran sensatos. Con la separación de poderes real en una democracia de facto, la política monetaria sería la del Estado, no la de banqueros internacionales con intereses particulares. 

* La creación de dinero sería no para maximizar beneficios a un grupo elitista, sino para coordinar las políticas de obtención de riqueza y capitalización de la economía productiva a todas las capas sociales, sin recurrir a chupasangres que únicamente se lucran de los ciudadanos, con el pago de intereses de las deudas contraídas por los Estados que pagan los ciudadanos mediante impuestos confiscatorios. 

* Si el sistema se exportase a nivel mundial, todos los bancos de todos los estados estarían coordinados para lograr una moneda única fiduciaria, para de esta forma tener valor intrínseco y cada Estado hacer una confiscación de todos los metales preciosos (oro, platino, plata,...) de tal forma que los banqueros NUNCA pudieran recuperar el poder haciendo juegos malabares para intentar derrumbar un sistema que beneficiaría al ciudadano en general, en detrimento de una élite endiosada y avariciosa que solo sueña con dominar el mundo pervirtiendo a los políticos. 

* El Estado privatizaría todas las empresas que pudiese, pero el control estatal de la moneda sería el garante de la libertad del ciudadano frente a los banksters. 

* Todo el dinero fiduciario en una moneda global entre todos los estados garantizarían flujos de intercambio de factores de producción de tal forma que en poco tiempo, los costes salariales tenderían a igualarse y la multiplicación exponencial de las empresas sería una realidad, fuera de las manos conspirativas de los banqueros oligárquicos. 

Esto no es una utopía, es la única forma de reconducir la economía mundial. 

¡Abajo los banqueros privados!. Si es necesario, unamos nuestras fuerzas para que se hundan en la miseria para crear el sistema que va en contra de sus intentos de nuevo orden mundial nazicomunista, que es lo que intentan conseguir con sus crisis pactadas desde el tipo de interés amañado de sus putrefactas bancas centrales. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario