VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

martes, 11 de julio de 2017

Análisis del desempleo en España. Varias razones.



El nivel de desempleo en España es todavía muy elevado después de llevar legislatura y media con un gobierno del PP que se suponía iba a tomar medidas para corregir los despropósitos causados por el anterior gobierno socialista. Vemos como la sangría del desempleo se sitúa aún en niveles estratosféricos, como corresponde a una república bananera de 2º nivel, lejos de aquel pletórico alegato de "ser la Champion League de la Economía Mundial" pronunciado por ZP cual sinsorgo avezado en decir tonterías solemnes.


Pincha en la imagen para verla bien.

Estadística referida al 4º trimestre de 2016, dado que algunos países en 1º trimestre de 2017, no aparecen.

España tiene un problema serio y el gobierno pepero no ha conseguido nada más que engañar a los incautos con estadísticas fútiles y el arte del birlibirloque, aplicar la magia de números desordenados que les eran útiles para mostrar a la ciudadanía la mentira camuflada de la estadística manipulable, mientras muchos políticos de este partido se repartían el botín de los españoles al más puro estilo felipista de los años '80 y la escandalosa corrupción de aquellos tiempos. Lo que se ha producido es una demencial artimaña en los poderes económicos oligárquicos estatales (fundamentalmente bancos y las distribuidoras eléctricas) que han tomado el país para forrarse y sanear sus cuentas para enriquecerse a costa de empobrecer al ciudadano medio. 

Primer gran hándicap a mejorar: los elevados costes energéticos.

Declaraciones como la del ex-ministro Soria alegando que "las grandes compañías eléctricas venían a su despacho con el Real Decreto para firmarlo el gobierno" solo demuestra que en este país padecemos de políticos incompetentes, mentirosos, corruptos, evasores de impuestos y responsables de la situación actual del país,  pues además muestra la incongruencia de un ministro que firmó el decreto del "impuesto al sol" sobre el autoconsumo eléctrico.

España tiene interconexiones eléctricas con Francia, Marruecos (acuerdo renovado en 2015) y Portugal. De haber desarrollado más las energías renovables en parques solares fotovoltaicos y aerogeneradores, siguiendo la agenda 20/20/20 de la UE en materia de incentivación de renovables, España hubiera ganado mucho dinero por exportación de energía eléctrica.

Además, el autoconsumo es algo que debería potenciarse siempre, pero nunca cobrarse por disponer de energía del sol para consumo propio y a la hora de verter a la red, se debería cobrar un peaje de ATR (acceso terceros a la red) para establecer un balance neto (descuento de la factura entre lo que se ha gastado de la red y el importe de aportación sobrante). Lo único que debería cuidar un gobierno en su legislación es que no fuese superior la aportación a la red que el gasto eléctrico pues entonces se podría poner en quiebra la red de REE y la distribución si muchos particulares y empresas proceden a obtener ingresos de la red, superior a sus gastos. Lo que no es entendible es pagar un impuesto por usar placas fotovoltaicas para generación eléctrica particular sin ceder energía a la red. Eso es aberrante, delirante y denunciable. En este país sucede.

En la era ZP se fomentó la burbuja de las fotovoltaicas prometiendo que dicho sistema podría verter energía en la red pagando dinero por ello. De la legislación anterior se entendía que cualquier particular podría ceder a la red energía y se pagaría sin asumir costes ni establecer el balance neto. Un huerto solar no gastaba la electricidad captada, solo se beneficiaba de engancharse a la red y obtener beneficio vendiendo su energía. Bien, eso a efectos legales, debería también haberse visto como inviable, sencillamente porque las compañías distribuidoras y la REE tienen un negocio de distribución y si alguien genera por su cuenta y usa sus redes están utilizando una propiedad privada para obtener dinero, y estos usuarios no contribuyen a los gastos de mantenimiento, infraestructuras, averías, repuestos, etc. de dicha red, por lo que era también algo no posible. Muchísima gente con este marco legal se embarcó a comprar o alquilar huertos o parques solares con unas rentabilidades supuestas hipotéticamente de acuerdo a aquella legislación y luego esas inversiones fueron un fiasco cuando se vio que el sistema planteado era totalmente inviable por lo aducido anteriormente.

Incentivar las energías renovables, decaídas con el gobierno pepero (no es ni lo de antes ni lo de ahora), tendría ventajas en exportación de energía si se hubiera alcanzado el nivel de energías renovables que tiene un país como Alemania, el cual cuenta con muchísimas menos horas de sol. Otra de las ganancias hubiera sido la bajada en el coste del mercado eléctrico tanto en el mercado diario-intradiario (OMIE) como el mercado de derivados a plazo (OMIP), dado que las fuentes de energía renovable entran en el sistema siempre a cero euros y no la encarecen, por lo que un mix abundante de energía renovable en los mercados eléctricos tendería a hacer descender el precio del coste de la energía eléctrica. Indudablemente esto es algo que va en contra de las compañías eléctricas, sobre todo las que son distribuidoras, pero hay que reconocer que tal como está la situación de crisis en muchas industrias, el coste tan elevado de la energía (también el gas) es motivo para la menor competencia en los mercados internacionales y sobre todo para la desaparición de muchas pymes y pequeños empresarios, aparte de suponer un coste desorbitado para los ciudadanos en general.

¿Qué haría un gobierno responsable?
  • Auditar las cuentas de ingresos tanto de REE como de las distribuidoras en todos sus conceptos no liberalizados (precio de potencia, parte del precio de energía de ATR, capacidad, restricciones técnicas y pagos complementarios, costes financieros, coeficiente de pérdidas, impuesto eléctrico, impuesto municipal, ...). Muchos de estos precios están camuflados en la factura y no aparecen, pero existen. Los ingresos son fáciles de calcular teniendo en cuenta los diferentes tipos de facturas y los clientes. Tanto REE como las distribuidoras podrán hacer los listados de clientes con los precios y sus tarifas.
  • Una vez obtenido los ingresos, se analizarían los gastos tanto de la red primaria (REE) como la de distribución, en todos los aspectos, durante un año. De esta forma, tendríamos la cuenta clave: INGRESOS - GASTOS.
  • Cuando se tuviese ese dato (año tras año), se sabría el porcentaje superior de ingresos sobre gastos. Bajo esta premisa se debería hacer un RD del gobierno en el cual se fijaran las tarifas de ATR en los conceptos anteriores armonizadas a ese porcentaje. Se podría barajar un porcentaje como objetivo para tener las compañías margen de maniobra para realizar sus funciones en la red general y la distribución y estimar el beneficio tras gastos e impuestos. Un beneficio del 25 % anual entiendo que sería lo normal en la industria. Estoy seguro, sin saberlo, que los beneficios porcentuales de las distribuidoras y REE superan varios centenares porcentuales de beneficio. De esta forma se revisarían todas las tarifas fijadas en esos conceptos y se daría una bajada de todos los conceptos enumerados arriba, siempre con correcciones anuales. Así se reducirían los importes fijados por el gobierno de una forma inteligente y no como se hace ahora para esquilmar a empresas y ciudadanos. Y es que tenemos un mercado libre eléctrico, que de libre tiene poco, pues está fijado por un oligopolio donde concurren hasta más de 500 pequeñas comercializadoras que no tienen poder de variar los precios frente a las 3 grandes distribuidoras de 1ª fila, que también son comercializadoras.


Gobiernos tecnocráticos, ¿cómo?


En la Antigua Grecia, hace 2.700 años, existía la Democracia. Atenas es la polis griega más famosa por mantener ese sistema durante siglos.


En Grecia nadie votaba, ni había elecciones, ni oraban los atenienses ante la multitud para preparar un programa político. La democracia actual representativa de partidos surge en la Revolución Francesa con la existencia de dos partidos, los jacobinos (revolucionarios) y los girondinos (moderados). En Grecia no existían partidos políticos, y lo que es importante, no todo el mundo podía presentarse a político (incapaces, incultos, etc.). Solo los ciudadanos varones adultos que tuviesen capacidad podían ser elegidos (entre un 10 % de la población), excluidos los esclavos y los extranjeros establecidos, los matecos). El método de elección de los gobernantes era por sorteo. 



Sistema de sorteo de candidatos a políticos en Grecia. Cada surco representaba un candidato y era elegido como se hace en la lotería hoy en día.

Los gobiernos actuales en España se basan en partidos políticos subvencionados por el Estado. Todos los partidos "antiguos" ofrecen una barrera de entrada a otros partidos, dado que, al haber surgido después sufren de la menor dotación de fondos públicos para campañas, menores espacios electorales en medios de masas.

Los partidos políticos se han convertido en verdaderos centros de poder de gente ni habilitada ni capacitada, como en estos años de "democracia" hemos podido observar. Es vergonzoso haber padecido en España ministros que eran electricistas, ministras que balbucean vocablos como "miembros o miembras" y presidentes de gobierno, como Rajoy, que fueron puestos por el dedazo del anterior presidente del partido, Aznar. Los partidos políticos crean redes clientelares en las cuales enchufan a muchos parientes y allegados. Son máquinas de producir corrupción por la propia esencia del partido: "si eres de los nuestros, te posicionaremos". Además, por mucho que hablen de nuestra "amada" Constitución, en España no existe la ley igual para todos y mientas un pobre hombre es detenido por robar una barra de pan para comer, sinvergüenzas de todo pelaje político e ideológico usan sus cargos para practicar todo tipo de actos delictivos, contando conque la justicia les favorece, dado que están aforados y les juzgan tribunales de justicia, hechos a su medida con el pacto colusorio entre jueces y políticos, al no existir independencia judicial real. La connivencia entre el poder político y el poder judicial, aunque no siempre, es algo que sabe la opinión pública desde hace tiempo y es desastroso para los intereses de la ciudadanía en general.

Para cortar este sistema corrupto, que de democracia no tiene nada, debería establecerse un sistema que frenara la corrupción y pusiera en el poder a la gente más preparada, el gobierno de los más aptos (tecnocracia).

El sistema sería muy fácil. Redactar otra constitución y llevar a cabo estas proposiciones, donde:

  • Se desmantelaran las autonomías pues solo suponen un sobrecoste al ciudadano y el Estado puede funcionar perfectamente sin estos entes administrativos y volver al status quo de una nación sola. España es España y los separatismos actuales son el resultado de una dejadez de los gobiernos en materia de unidad de todos los españoles.
  • Ningún juez sería elegido por ningún órgano político. Serían elegidos por sorteo o bien por carrera profesional, por mérito. Separación de poderes real.
  • Los políticos se apuntarían a una Junta Evaluadora de Políticos quien dictaminaría si el candidato es apto o no apto, de acuerdo a un reglamento sobre las aptitudes y experiencias de los candidatos que deberían ser bien definidas para representar al ciudadano. Dentro de esos requerimientos existirían los "grados" de político de administración local, de político de diputación provincial y de político de administración estatal, habiéndose suprimido todas las autonomías por ley dentro de la nueva Constitución. De acuerdo al número de candidatos aptos, se haría un sorteo para ocupar las plazas en las 3 administraciones antedichas.
  • Los políticos sorteados tendrían dos ingredientes fundamentales que los distinguirían de los políticos de partidos:
        a) Todos los políticos que saldrían sorteados no lo harían por trepar en ningún partido sino por el reconocimiento de un Tribunal Imparcial de evaluación de las habilidades y capacidades propias de todos los aptos para ser políticos. Es decir, todos los políticos pasarían por la prueba de "valer" o "no valer". Hoy en día para llegar a ser político vale cualquiera que sea un lameculos de los políticos del partido, no existe la meritocracia, sino la hipocresía.

           b) No rendirían cuentas al partido sino a España. No tendrían interés particular de grupo, pues a pesar de encabezar la presidencia de un país, sus ministros hasta el momento de llegar al poder, serían desconocidos entre ellos. Esto es muy sano para una democracia donde las amistades peligrosas de larga trayectoria en partidos hacen vincular demasiados intereses particulares que hacen de nuestros representantes políticos meros muñecos tendentes a la corrupción y a gobernar para un grupo de personas y no para el pueblo.

  • El gobierno se formaría con el presidente, que sería elegido como todos por sorteo, y formaría gobierno con los ministros competentes en cada ramo, de acuerdo a la cantera de candidatos de la Junta Evaluadora de Políticos. La oposición estaría formada por otro grupo de elegidos, con la peculiaridad que se haría de forma responsable y no como se ejercita ahora, con cohesión de grupo, muchas veces, haciéndose de forma irresponsable. De esta forma, cada diputado en el Congreso podría votar de acuerdo a su libertad política y no a los dictámenes del partido, consiguiéndose una representación no interesada en "grupitos de poder", sino en hacer la noble empresa de ejercer como político para España.
  • La ventaja es clara: al no saberse quién es el presidente del gobierno de la nación o el alcalde del pueblo, no existirían a priori pactos de acuerdo entre empresas entrelazadas tradicionalmente a los partidos políticos que hacen que muchos proyectos y obras se realicen, no con la máxima de la mayor calidad y el mínimo precio, sino con un sobrecoste extra por el amiguismo que al final, paga el pueblo con la venia del resto de políticos de otras formaciones que son cómplices con la dicha de "hoy por ti y mañana por mí". 
  • El sistema debería permitir que el ciudadano renovara la confianza de los políticos cada 6 meses, pudiendo fácilmente hacerse mediante una votación a través de internet aprobando o reprobando la gestión, tanto del alcalde, del presidente del gobierno, como del diputado general. De esta forma se consigue que el político esté sometido continuamente al escrutinio y supervisión de los ciudadanos de España para, en caso de realizar desviaciones graves de una política sensata, pueda cambiarse a dicha persona e incluso a varias de su gobierno.
  • Desaparecerían las ideologías políticas. Un político se debe al pueblo y por lo tanto debe favorecer a todos los ciudadanos, a los ricos, a las clases medias y a las clases trabajadoras. Las ideologías políticas son entelequías maquiavélicas que llevan desde hace 2 - 3 siglos engañando a la población. La izquierda y la derecha son argumentos de confrontación para ganar electorado, pero como bien sabemos en España, da igual quien gobierne, que con esta falsa democracia de pandereta, solo están para sus propios beneficios y bienestar y la de sus amos, los banqueros y los oligarcas.
  • La política monetaria es asunto de cada Estado y no de iluminados endiosados pretenciosos con delirios de dominación mundial como hacen ver los heredados de las castas financieras en sus acciones desde hace tiempo. Por tanto, el Estado debe controlar su propio dinero, expropiando a los bancos de su poder, primero eliminando las bancas centrales, que son órganos de control obscurantista para conducir a los estados a deuda imparable y empobrecimiento del ciudadano en general con tipos de interés tasados para conducir a ciclos de auge-recesión. Y por último, expropiar a toda la banca y que solo haya un banco, el banco del Estado, donde los ciudadanos tengan respaldo a través de un cuerpo de empleados públicos tecnócratas y no de políticos manirrotos como sucedió con las Cajas de Ahorros. Una vez conseguido esto, la deuda pública será saldada a cero, y todos gozaremos de la garantía de que el Estado controla el dinero y tiene mecanismos, no para cargar impuestos producto de los intereses de la banca que es la prestataria del Estado, sino que tendrá la capacidad para autocorregir desequilibrios macro, como inflación y nivel de crecimiento. El Estado debe tener la potestad de manejar su política monetaria y no tenerla personas interesadas en obtener lucro a costa de hundir países, fomentar guerras o desplazar producciones a otros países con costes esclavistas. El Estado es la ley y ningún plutócrata financiero va a estar por encima de la ley, o al menos, así debería serlo. Las crisis continuas del sistema capitalista son producto del engaño de los grandes banqueros internacionales que han pervertido la esencia del capitalismo haciendo del dinero-deuda la mayor fuente de ingresos, junto con el desprestigio del Estado-Nación, para llevarnos a un Nuevo Orden Mundial nazicomunista, que es lo que pretenden desde sus poltronas del poder en la sombra. Si todas las naciones de la Tierra se pusieran de acuerdo, una divisa mundial apoyada por bancos públicos estatales vendría a consolidar la recuperación económica en poco tiempo. Al desaparecer la deuda de los países, los grandes banqueros reconvertidos en empresarios se deberían entregar en realizar inversiones en empresas en lugar de tener tantos activos podridos financieros fruto de la especulación. 

Funcionarios y enchufados varios.

España es un país que tiene DEMASIADOS FUNCIONARIOS. Y lo peor no es eso. España tiene demasiados funcionarios que, ni son de carrera, ni han hecho una oposición en la vida. Son "personal laboral" e "interinos" que accedieron al trabajo con total probabilidad por amiguismo político/sindical. 

A los funcionarios y a sus sucedáneos, les pagamos su nómina la gente que trabajamos para una empresa o por nuestra cuenta. El sistema de elegir funcionarios no es el mejor del mundo y eso es conocido frente a otros países. Muchos retienen textos y exhiben sus habilidades memorísticas, pero un funcionario lo que tiene es que razonar y emplear otras cualidades.

El sistema de obtención de un concurso - oposición trae una trampa consigo y es que si existen personas enchufadas que están trabajando desde hace tiempo, poseen puntos por antigüedad, cosa que la mayoría de aspirantes no tienen.

Además, un funcionario público no debería tener el puesto para toda la vida, sencillamente porque el Estado pudiera tener menores necesidades de personal en el futuro y entonces esos funcionarios estarían sobredimensionando el trabajo a realizar suponiendo un coste al erario y al contribuyente. Deberían existir empleados públicos con contrato, que pudieran ser fijos, pero con derecho a rescisión de contrato. Y se deberían suprimir los puestos "de carrera" con exámenes de concurso - oposición. ¿Qué ocurre si un funcionario sencillamente no trabaja bien o no le da la gana de trabajar e incluso riñe con compañeros para que le aparten y esté tocándose los coj... (conozco desgraciadamente algún caso)?

En definitiva, sería necesario reestructurar la administración, hacerla más pequeña, menos burocrática, más eficiente y con menos coste al Estado, que somos todos los que pagamos a los funcionarios públicos y personal enchufado por los políticos en altos cargos.

Ahora vaya arriba del todo y vuelva a hojear la tasa de paro de España. ¿Comprende por qué somos diferentes? Tenemos 3 veces más desempleo que la media de países de la OCDE (que integra ¡35 países!).  España necesita cambiar y el sistema de partidos políticos actuales no lo va a lograr. Se necesita un cambio revolucionario como el que ofrezco yo en esta entrada para encauzar España por la vía de la recuperación y en lugar de aumentar los impuestos a los sufridos españoles, lo que se debería hacer es disminuir el pelotón de enchufados varios y "funcionarios" que ni funcionan ni se ganan, muchas veces, su trabajo.

Hace 2.700 años en Atenas pusieron una Democracia de verdad para que no llegasen tiranos y no gobernaran solo para unos cuantos. ¿Por qué no se puede hacer en el siglo XXI en España y evitamos esta sangría de desempleo que es una auténtica vergüenza para los españoles de bien?


No hay comentarios:

Publicar un comentario