https://www.youtube.com/watch?v=TEx-n58I17M

Loading...

miércoles, 3 de mayo de 2017

Marine Le Pen tiene que ganar y ganará





22/02/2017 Redacción Destacados, Internacional 7


Marine Le Pen paseando por Beirut.





Marine Le Pen paseando por Beirut.

Enrique de Diego.

Apostamos en Rambla Libre por el Brexit, cuando nadie lo hizo y a todo el mundo le pilló por sorpresa, porque los ingleses no se iban a suicidar. Apostamos, desde el inicio, que ganaría Donald Trump, cuanto todos los demás decían que arrasaría Hillary, porque los norteamericanos no se iban a suicidar. Y ahora apostamos porque Marine Le Pen tiene que ganar y ganará, porque Francia se juega el ser o no ser como nación y como sociedad.

Marine Le Pen ha demostrado de qué pasta de coraje está hecha negándose a ponerse el velo de la sumisión en su visita al Líbano, ese velo al que se han sometido las nefandas feministas del gobierno sueco o con el que la presidenta del Congreso pareció la bruja piruja.

Apuesto sobre seguro. En las encuestas, trucadas por el sistema, Marine Le Pen no hace más que despegarse, mientras las liebres que lanza el sistema se paran y se desinflan. Primero fue Fillon. Luego, Macron, ese candidato de diseño de la asquerosa corrección política, presuntamente bisexual, para no ofender a nadie salvo a Francia a la que se ha apresurado a vilipendiar en la TV argelina, mostrándose como el hombre de Soros para islamizar Francia. El candidato de los degenerados y los antipatriotas, esos que tienden a esconderse tras la nauseabunda patraña del centro.

En muchos barrios de Francia, Francia no existe. Bobigny no es Francia, es una mezcla de Argelia y Nigeria que va camino de degenerar en Siria. Y frente a ese hundimiento de la nación la única solución es Marine Le Pen, y mucho más lejos el oportunista Fillon, que nada hizo cuando pudo, salvo estar con Sarkozy en el ataque a Libia y el asesinato de Gadafi, para entregar Libia a los integristas y a la guerra endémica. Francia y Europa tienen un problema: la Unión Europea, con su supranacionalidad mundialista e islamizadora. Con todo el respeto que siento por el patriota Donald Trump, da la impresión de que Europa le importa poco y el viaje de su vicepresidente tranquilizando a esa casta degenerada de Bruselas que nos está hundiendo en el abismo de la guerra civil interna resulta desalentador. Porque nos están llevando hacia una guerra étnica y religiosa, con la bobada esa del multiculturalismo y el no hay fronteras y todos a vivir del cuento y a difundir el odio, porque estos globalistas no hacen más que difundir el odio contra nosotros, contra los que financiamos a la fuerza la invasión violenta.

Así que en Francia y en Marine Le Pen están la esperanza y la solución. Y desde aquí llamo a los miles de seguidores de Rambla Libre franceses a movilizarse el máximo posible. Nunca pensé que llegaría a desear ser francés, durante unas horas, para poder votar a Marine Le Pen.

Porque los españoles también nos jugamos mucho, con esta dictadura pacata de este Gobierno amorfo, que no es capaz ni de defender la frontera de Ceuta, y estos cuatro partidos de mierda que son uno solo, la tiranía perfecta, que nos han arruinado, que no tienen dinero para las pensiones, pero quieren traer más musulmanes y más subsaharianos a terminar de hundirnos y a crear problemas.

La Francia de Carlomagno y de Roland, de Santa Juana de Arco, de San Bernardo de Claraval, de Cluny, la Saint Chapelle y Nôtre Dame, de San Luis, de Francisco I, de Luis XIV, de Richelieu, de los vendeanos, los girondinos y los jacobinos, la de Molière, Chateaubriand, Tocqueville, Víctor Hugo, Balzac, Dumas, Daudet, Bernanos, Renan, de Maurras y Blum, la de Charles De Gaulle y André Malraux no merece perecer –para convertirse en una colonia de Argelia o en territorio del sanguinario califato- y no lo hará. Esa es la Francia que resurge en Marine Le Pen.







lunes, 1 de mayo de 2017

La estafa de los bancos centrales

No todos saben acerca de la estafa de los bancos centrales que han desmoronado la economía productiva gracias a banskters depredadores que vienen acechando a la humanidad desde que a los orfebres se les ocurrió sacar más vales en depósito que el oro almacenado en sus cajas fuertes...

En resumen, un banco central es una corporación privada que vela por los intereses de los propietarios bancarios de las acciones de los bancos asociados y que, de ninguna forma cuidan por el bienestar de la nación. Por eso, los plutócratas financieros se autodenominan antinacionalistas, globalistas y, en definitiva, son enemigos de la humanidad, pues tienden a realizar operaciones a través del instrumento del tipo de interés del banco central para llevar a la economía al colapso y así proceder a embargar, expoliar y empobrecer a los trabajadores y empresarios, a la población en general usurpándoles el valor real de los bienes en préstamo y empujando a la economía al desastre que a ellos, particularmente, benefician. EL ÚNICO OBJETIVO DE UN BANCO CENTRAL ES EL BENEFICIO DE SUS DUEÑOS BANCARIOS Y DE LOS POLÍTICOS CORRUPTOS QUE AMAMANTAN, A COSTA, SI ES PRECISO, DE LA DESTRUCCIÓN DE LOS ESTADOS EN LOS QUE ESTÁN IMPLANTADOS.

Despertar de esta cruda realidad es bien simple: informarse y estar alertas por si pudiera ser posible unirnos para combatir con este malvado y perverso sistema que, de capitalista no tiene nada, pues más bien es una maquinación soviética de dominación a través de organismos manipuladores como son los bancos centrales en general, el FMI, el BCE y toda la artillería pesada de destrucción masiva contra los ciudadanos y empresarios de bien a través de la deuda y la opacidad rastrera de estos ladrones de la verdadera esencia del capitalismo, como es producir bienes y servicios, no deuda que asfixia a los estados y corrompe al más honorable de los políticos, pues en caso contrario, son amenazados con muerte, como ya ocurrió demasiadas veces en el siglo XIX en EEUU, y el último en fenecer fue John F. Kennedy en 1963.






EEUU contra los banskters...



¡Muera el Nuevo "Orden" Mundial!

Un avance importante en el sistema bancario sería la nacionalización de la creación del dinero por parte del Estado, pues de esa manera, si se encargase la política monetaria a tecnócratas al servicio del pueblo, se acabaría con una mafia mundial que intenta dominarnos con crisis periódicas pactadas bajo sus intereses a través de los mecanismos oscurantistas de la banca central. La mejor garantía del dinero es la del Estado, generando la cantidad necesaria y controlando los depósitos y las inversiones. Para ello, una legislación impoluta, una nueva generación de políticos donde se creen las condiciones para evitar la corrupción y una democracia real que no se parezca a la corruptocracia actual, sería la puntilla final para desmontar a los banskters que intentan destruir a la humanidad a costa de su codicia desmedida.

Si el Estado manejara los bancos sin interferencias de políticos manirrotos de acuerdo a ley, sería un sistema mucho mejor que el de banqueros internacionales que solo quieren obtener mayores ganancias a costa de arruinar al pueblo.

Rockefellers, Morgans, Rothschilds, Warburgs, Soros... dedicaos a la producción industrial, pues es vuestra responsabilidad haber desertizado el mundo reorientándoos a prácticas mafiosas de depredación financiera en la que habéis colapsado la economía. El Estado debería expropiaros de vuestros bancos y no volver nunca a permitir la banca privada. Es la única forma de inmunizar al mundo de locos peligrosos con delirios de dominación megalomaniática. Vuestra deuda bancaria es la miseria de la mayoría y la destrucción del capitalismo productivo, de la economía real.

Muchas acciones financieras que se realizan hoy en día deberían ser prohibidas por los diferentes estados... si hubiera LEY.

No podrán con nosotros por muchas guerras que quieran hacer para diezmar a la población, inventando excusas como la guerra de Irak, el derrocamiento de Gadafi o el hostigamiento de Bashar al-Ásad, por poner varios ejemplos. No buscaban establecer democracias sino sus bancas centrales. Lo que ocurre en África no le importa a nadie, pues en la mayoría de países no existe ni petróleo ni gas, solo hambre y miseria. Por eso ahí no meten las garzas, los "gamberros" centrales a través de su país títere, EEUU. No luchan contra el terrorismo, luchan para seguir implementando sus maléficas bancas centrales. 

Sus planes siniestros hace tiempo que han sido desenmascarados. Los diablos de este mundo, ya los conocemos. Ahora solo hace falta defendernos como podamos. Y Rusia y China pueden hacer mucho daño a esta mafia si juntan sus esfuerzos por hacer una moneda común que desbanque a los organismos de opresión de mafias que buscan guerras en el mundo a los que no piensan como ellos. El Nuevo Orden Mundial no será llevado a cabo pues significa el nazitotalitarismo en manos de unos pocos.


Lucharemos y venceremos. 

Es nuestro destino por el bien de la humanidad.