https://www.youtube.com/watch?v=TEx-n58I17M

Loading...

viernes, 25 de diciembre de 2015

¿Cuál es la forma de salir de la crisis mundial?

Para poder establecer un nuevo orden económico que abogue por retornar al período de bonanza mundial establecido entre 1944 y 1971, se deberían hacer ciertos cambios de todo tipo (económico, político).

Estos cambios de refieren a continuación, como repaso a varias entradas de este blog:

1) Bancas centrales. Después de haber calculado que la banca con reserva 100 % es una teoría imposible de llevarse a la prática, vamos cambiando la percepción sobre las bancas centrales. Efectivamente ya se ha argumentado en muchas ocasiones que este tipo de bancas fueron instaladas por los banqueros aprovechando su poder frente al orden político. Entonces, dado que toda la teoría vertida por los liberales austríacos está contaminada por las últimas aportaciones de los libertarios, que defienden la eliminación de la banca central, finalmente se llega a la conclusión de que dicho tipo de bancas es necesaria. Sería más dañino el no tenerlas. Ahora bien, debería actuarse de otra forma. Por una parte, como ya se ha venido comentando, las transacciones entre el Estado, el BC y los demás bancos puede tasarse y reconvertir a tipo de interés a tiempo real y analizar la información cada poco tiempo. Así de esta forma, se elimina la descompensación entre un tipo tasado arbitrariamente y aquel que se ha determinado de forma matemática. Otro de los aspectos a mejorar es la transparencia. El oscurantismo de la BC hace que los agentes económicos, además de verse envueltos en un tipo que no corresponde a la realidad sufre un retardo en su exposición pública. Estas dos características hacen de las BC, peligrosos intrumentos de desestabilización de coyunturas  económicas. En definitiva, abogo por una BC que contenga los dos ingredientes antedichos. Sigo insistiendo que la masa monetaria debería estar asentada en algún patrón como el oro o la plata, y que, probablemente, habría que hacer una quita al sistema para establecer la paridad entre el dinero y el patrón porque existe un exceso de masa monetaria que imposibilita retornar al crecimiento.

2) Organización Mundial de Comercio (OMC). Con la globalización el sistema de intercambios comerciales se ha incrementado. Sin embargo ha habido un grave problema. Los capitalistas han aprovechado para trasladar producción a países con menores costes salariales. En algunos de estos países, la mano de obra era semiesclavista. El capitalismo debe optimizar los recursos económicos para reducir la desigualdad, no fomentar la esclavitud en países con costes laborales ridículos y desertizar económicamente regiones antes desarrolladas industrialmente. Esa es una de las falacias que la OMC ha realizado: desajustar las rentas y salarios de muchos países occidentales y desplazar capitales para mayor beneficio. El resultado es bien sencillo: ricos más ricos y pobres más pobres. Eso no es capitalismo. Eso es tiranía de los plutócratas. Contra esto es difícil luchar, dado que abriendo mercados de esta forma, únicamente se puede conseguir que los países receptores de la producción de bienes cobren un salario indigno y en el mercado occidental se obtenga como contrapartida desempleo, bajada de salarios, inestabilidad y malestar. La globalización 1.0 ha sido un fracaso y nos ha llevado a una situación de crisis sistémica global.

3) Legislación estatal. El Estado es el garante de que la economía se dirija hacia todas las clases sociales. Es claro que los capitalistas solo velan por sus intereses. El problema es que existen lobbies instalados en el propio Estado que ejercen un poder de presión para que ciertas compañías o empresas prevalezcan sobre las demás, dejando fuera del mercado a otras que pudieran hacerlo mejor o de forma más económica. El Estado debería legislar para que, mediante transparencia, todas las contratas y licitaciones, se realizaran bajo las premisas antedichas: menor precio y calidad. Todos sabemos que no es así. Eso crea corrupción, clientelismo y compadreo que sube la deuda que pagamos los contribuyentes mediante impuestos. La función esencial de un Estado es la redistribución de las rentas a través de las políticas económicas. Si parte de las empresas del mercado están compadreadas con los gobernantes se crean disfunciones en el mercado. Y esto pasa, sobre todo en la gran banca. Solo con legislar correctamente y tomar un cuerpo jurídico que investigase a los políticos en el poder podría hacerse justicia, frenar la corrupción y ahorrar al Estado mucho dinero cuando las empresas que trabajan para él, no son las mejores.

4) Guerras de conquista estratégica. Nos hemos dado cuenta que los países poderosos, especialmente EEUU, han realizado una serie de guerras absurdas en Oriente Medio, como la de Irak. Fue un error gravísimo porque dicha guerra se sostuvo con la premisa de que existían armas de destrucción masiva en dicho territorio, hecho que posteriormente se demostró que era falso. Por tanto, el militarismo belicoso de preponderancia militar es un fracaso, cara a la opinión internacional. Actualmente en Siria no es que exista un dictador como presidente y por eso se le ha intentado quitar, pues en la inmensa mayoría de países árabes no existe democracia de ningún tipo. Siria es más bien, el paso de petróleo hacia el mar y ha sido la excusa para que EEUU militarizara grupos contra el régimen del presidente de Siria, y posteriormente parte de ellos se hayan cambiado de bando hacia el Estado Islámico, verdadero monstruo que sí requeriría intervención, como así lo ha hecho Rusia, bombardeando sus bases. En este panorama tenemos dos actores, Rusia que vela por sus intereses en la zona con el presidente de Siria y EEUU que intenta deponerlo de forma solapada. Son puntos estratégicos de ambos países. Está clarísimo que EEUU inició el intento de desestabilizar a Siria, por lo que, evidentemente no tiene razón en el conflicto. Como tampoco era adecuado que la OTAN instalara bases militares en Ucrania, país que tiene borde fronterizo con Rusia. Y donde también sucedieron situaciones tensas entre ambos países. Estos choques, propiciados fundamentalmente por EEUU no tienen razón de ser y considero que su política exterior es muy deficiente. Este tipo de guerras encubiertas para obtener preponderancia militar o geoestratégica están fuera de lugar en un mundo global, donde se tiende a hermanar naciones. Si la ONU está para algo debería sancionar a cualquier país por intentar realizar este tipo de guerras encubiertas. EEUU no puede ir de gendarme mundial a costa de pasarse la ley a la torera.

5) Pasar a la globalización 2.0. Vemos como la globalización actual ha sido un fracaso para las clases medias y trabajadoras y solo han servido para enriquecer más a las clases plutócratas, en base a trasladar producción a países de bajo coste. En una 2ª fase, lo que debería suceder es que los costes de esos países en vías de industrialización subieran y fuesen capaces de dotarse de un tejido productivo propio, mientras la relocalización de las compañías haría que aumentase nuevamente el empleo y las tasas de crecimiento en los países occidentales. De esta forma, los vasos comunicantes estarían al mismo nivel, no como ahora, y los sueldos reducidos de nuestros países verían como experimentan subidas y de esta forma se lograría mayor consumo y bienestar.

Habrá más puntos, pero he reflejado los que yo creo que serían los más interesantes para lograr salir de la crisis económica y caminar por un mundo más seguro.


sábado, 19 de diciembre de 2015

¿Por qué hay tanto desempleo en España?

Como habrá averiguado el lector de este blog, no me gustan los dictadores de ningún tipo como tampoco los que, desde la democracia, solo piensan en esquilmar al pueblo mientras los del partido o grupo, se enriquecen.

Vamos a analizar el terrible desequilibrio que tiene este país en materia de desempleo comparándolo con la mayoría de países de la órbita occidental, es decir, dentro de la OCDE.




Al pulsar sobre las barras coloreadas podemos ver el porcentaje exacto de desempleo del 2º trimestre de 2015 en los países referenciados pertenecientes a la OCDE. Vemos como la media es de 6,9 % de todos los países integrantes, que son 36 países, mientras España tenía 22,5 %. Esas cifras son apabullantes, significan que España tenía en el 2º trimestre de 2015, 3,26 veces más desempleo que el conjunto de los 36 países de la OCDE y solo dos países la superaban en este ránking particular, como son Sudáfrica y Grecia. Del tercer trimestre a día de hoy no hay datos sobre todos los países como en la gráfica de arriba, y no se puede recabar el dato de paro total de los 36 países de la OCDE, pero se observa que en España hay un 21,7 %.




Al observar esta otra gráfica comparativa entre la media de los 36 países de la OCDE y España, podemos ver la distancia abrupta que separa el desempleo entre ellos. Además, observamos el arco que superó ampliamente el 25 % de desempleo. En concreto, el paro en España entre diciembre de 2012 y octubre de 2013 (casi un año) fue igual o superior a 26 % y alcanzó un pico del 26,3 % en varios meses.

¿Cuál es la causa de tanto desempleo en España? Las analizo desde mi punto de vista económico.


  • España es un país donde existe una administración pública hiperinflada en todos los niveles. El desarrollo autonómico dentro del marco constitucional supuso el arranque de 2 autonomías (País Vasco y Cataluña) de acuerdo a razones históricas. Lógicamente poco después todas las regiones españolas quisieron transformarse en comunidades autónomas con parlamentos regionales. De esta forma, se duplicaron actividades de la función pública y se adjudicaron puestos de trabajo a personal directamente por partidos de todo signo ideológico y de sindicatos. Desde mi punto de vista, fue un error irreparable, no solo por el coste de sobredimensionamiento de la administración a nivel autonómico sino por las trabas burocráticas de normativas y leyes autonómicas que perjudican el libre desarrollo de la actividad económica. Por lo tanto, si un político verdaderamente quiere a España debería desmantelar el marco autonómico donde estamos inmersos que significó el "café para todos" que pagamos muy caro todos los ciudadanos mediante impuestos cada vez más elevados y con recortes de prestaciones sociales.
  • España es un país donde la Democracia se instaló con una serie de defectos patológicos. La correcta separación de poderes del Estado no existe de facto y la justicia es sierva del poder legislativo que elige a los miembros del Consejo General del Poder Judicial según afinidad partidista. Es decir, la ley está subordinada pues el Juez es de un partido y elegido por el partido según la representación en el Congreso. El Tribunal Constitucional igualmente está compuesto por miembros elegidos por los políticos. El sistema político propicia la corrupción dado que no se puede perseguir con métodos imparciales ni se dota a la Justicia de herramientas adecuadas para ello. Además, es práctica habitual en los políticos mentir en los programas electorales y hacer, una vez esté ejecutando las labores ejecutivas el presidente del gobierno, lo que le venga en gana, dicho así de llanamente. Sin justicia, la política no puede servir bien a los ciudadanos y los políticos se transforman en personajes que justifican sus acciones basándose solo en que han ganado unas elecciones, sin poderse recusar al presidente por haber mentido descaradamente para obtener el poder. La no separación de poderes en el gobierno central, el descontrol en los ayuntamientos donde se contrata personal a dedo y se hacen licitaciones a amiguetes, convierten a España en una tiranía partitocrática donde cada vez que alguien gana las elecciones hace literalmente lo que quiere, sin rendir cuentas a nadie. Y eso es algo que la Justicia efectiva debería frenar. Votar a un partido significa que el programa político no puede ser manipulado para ganar votos y luego olvidarse de él. Con justicia, se podría controlar las acciones ejecutivas de los presidentes de gobierno y en caso de no seguir la línea de su programa no por razones imperativas, ese presidente debería dimitir o forzar su salida del gobierno. La corrupción y la desviación respecto a lo prometido y lo llevado a cabo, supone muchos millones de euros a los ciudadanos.
  • En España, en definitiva, hay políticos, no hombres de Estado. No existen personas que miren por la nación sino por el bolsillo de los de su partido y los allegados, familiares y simpatizantes. Ese clientelismo, que llega también a favorecer empresas "amigas" forman un entorno de corrupción que conlleva malestar a otras personas que saben que existe esa situación, y favorece que algunas empresas quiebren por no poder tener vínculos con la administración debido a que ciertas licitaciones u obras-servicios son dados a dedo con la connivencia de los otros grupos políticos,  por lo que, no solamente tenemos corrupción de algunos partidos, sino que donde la hay, se suele solapar, seguramente con el antiguo dicho de "hoy por mí, mañana por mí", o mejor, "aquí tú y allí yo", que viene a significar lo mismo.
  • España no se enfoca en la I+D+i. En esta crisis hemos visto que las partidas dedicadas a este departamento se han visto recortadas. Se han rescatado ciertas bancas, gobernadas por políticos, porque en caso de liquidarlas, esas personas no tendrían donde ir, pues es falso que los depositantes fueran a quebrar y perder sus ahorros. Muy al contrario, el FROB garantiza a todo depositante 100.000 € como máximo por cuenta. Por lo tanto, si se nos dice esa afirmación es una burda infamia. En EEUU cayeron algunos bancos. En España ni uno. Y nos ha costado caro, porque además, de ese dinero solo se va a recuperar el 4,7 %. Por lo tanto, es dinero perdido, salido del contribuyente, que ha servido para mantener a políticos corruptos que desviaron el objetivo social de las bancas en beneficio de sus propios bolsillos descapitalizando las entidades.
  • España no cree en la meritocracia ni en la tecnocracia. Nos gobiernan personas aparentemente hábiles con la dialéctica, pero sin capacidades de gestión y sin los conocimientos adecuados para ello. 
  • España se ha desindustrializado. Comenzó en la era de Felipe González cuando entramos en la CEE en el 1986, por las exigencias que se nos marcó desde Europa y que el Sr. González no supo tratar correctamente y seguimos un camino de desertización industrial que antepone la cultura del "pelotazo", de la construcción y de los servicios. Ese no es el camino.
  • España no tiene un desempleo tan elevado porque sí. Y vemos claramente nuestro entorno donde no existen esos valores desorbitados. España necesita otra clase de política liberal donde cada persona se gane el puesto de trabajo. Necesitamos políticos - gestores que reduzcan la administración, que quiten asesores de políticos, enchufados varios, subsecretarios de chupatintas, chóferes de coches oficiales de alcaldes, personas que trabajan varias horas a la semana y cobran un sueldo de jornada completa. La única forma de realizar un cambio sustancial para que España S.A fuera un país rentable sería que la justicia controlase a los políticos en todos los niveles de la administración. Si existiese fiscalización de las cuentas públicas, si se supiera que la gente contratada lo es por su mérito y no por engaño con examen trucado, entonces podríamos hablar de fiabilidad en la política. De otra forma, solo podemos ver corrupción, compadreo y amiguismo.
  • España no debería tener funcionarios sino empleados públicos. Ningún puesto debería ser vitalicio bajo ningún concepto, pues eso entraña psicológicamente que la persona pueda tender a relajarse, no hacer sus funciones bien y no pueda echarse pues es "funcionario". Y eso no es justo, por ley. Además, el Estado no siempre requiere las mismas personas, y aunque actualmente se necesite a personal laboral y eventual, la mayoría de las veces son contratados a dedo por motivos políticos, lo que lógicamente no debería darse bajo ningún concepto. Un partido político no debería ser el cacique del pueblo o del Estado, para contratar a gente afín, encima para cargar con sueldos que tienen que pagar los que trabajan en el sector privado. Además contratar a empresas "amigas" suele venir de la mano del sobrecoste en el servicio y casi nadie denuncia estas situaciones, por lo que los que están al lado del poder y afirman ser la "oposición" en ayuntamientos, diputaciones, ministerios... miran la mayor parte de las veces para otro lado pues siempre queda aquello de "¡y tú más!" dado que todos tienen vergüenzas que esconder...

En definitiva, el excesivo desempleo que ha tenido España en estos últimos años y también en los períodos socialistas de Felipe González, son única y exclusivamente por un malfuncionamiento de la administración pública y porque se debería despedir a numerosas personas de la administración para que encontraran empleo en el sector privado reduciendo los impuestos a los trabajadores y empresarios del sector privado. El liberalismo - capitalismo funciona y crea trabajo si la política converge con esos ideales. Si los políticos transforman un Estado en una máquina de meter gente sin ton ni son y siguen aumentando impuestos y tasas a la gente que trabaja en el sector privado, al final, el sostenimiento de ese Estado es inadmisible y existen disfunciones graves que alteran la cohesión social, las acciones sociales, como hemos visto con los recortes en prestaciones sociales, copago sanitario, etc.

La única forma de sanear un Estado es reduciendo impuestos para reactivar la actividad económica y el consumo. Y para ello hay que liberar lastres en la administración pública. Ya se ha dicho cómo: optimizando al número de personas que trabajan ahí y controlándose mediante la Justicia. Eso es algo que ningún partido preconiza o al menos de los más oídos. Y es la única forma de que España empezara a emparentarse con países avanzados. España hoy en día sigue siendo un desastre, a pesar de la radiografía ultraoptimista del Sr. Rajoy, incluso con el crecimiento que se dice, que es debido también a circunstancias macroeconómicas externas: IPC nulo, bajada precio del petróleo, que ha beneficiado esa cifra soberanamente.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Demostración final de que una banca con reserva 100 % es inviable. Argumentos

Habitualmente los llamados "intelectuales" suelen argumentar sus ideas en base a creencias. Por ejemplo, Aristóteles estaba en contra del interés en el préstamo por considerarlo una perversión. Sin embargo, posteriormente se ha podido demostrar, y eso es fácil de ver, que todo préstamo realizado para devolverse en un período posterior exige una contraprestación, pues claramente:

1. El dinero tiene un coste de oportunidad. Si se presta dinero sin interés a alguien, entonces esa cantidad falta para proveerse ganancias a través de inversiones en bienes, depósitos bancarios o simplemente en gasto en bienes de consumo para disfrutarlo.

2. El dinero tiene un riesgo cuando se presta. Hay una probabilidad de que se pierda todo lo prestado o parte del mismo.

3. El dinero puede sufrir merma en el tiempo por la inflación, que es lo más habitual. Si alguien presta sin interés a un plazo de 2 años, el dinero devuelto valdrá menos unidades monetarias tras ese tiempo si la inflación se ha incrementado, para adquirir bienes o servicios.


Fig. 1. Aristóteles, el "padre de las ciencias".

En este blog se ha hablado últimamente sobre los posibles efectos benéficos de una banca con reserva 100 %, sin la existencia del multiplicador bancario; la banca con reserva fraccionaria es la que se ha practicado desde que empezó la banca a desarrollar este sistema desde los orígenes de los cambistas y orfebres de la Edad Media.




fig. 2. Banca comercial con reserva fraccionaria del 2 %. El  banco presta el 98 % nuevamente del depósito del cliente de 10.000 €, que son 9.800 € y se queda en reserva el 2 % que son 200 €. El total de capital prestado de ese depósito sería Máx Cap. prest. = 10.000 / 0,02 = 500.000 €

Bien, finalmente y como no soy un obcecado en ninguna idea sino que evoluciono continuamente de acuerdo a lo que se demuestra que funciona y es factible, voy a realizar otro estudio sobre un caso hipotético de banco con reserva 100 % y comprenderemos porqué este sistema tras analizarlo matemáticamente de una forma sencilla, es totalmente imposible de llevarse a cabo en la práctica.

Supongamos que el banco con reserva 100 % tiene 500.000 € en reservas. Con la filosofía de la reserva igual a la cantidad que se puede emitir en préstamos, créditos, tenemos lo siguiente:

  • 100 clientes depositan una media de 30.000 € en el banco. Por lo tanto, tenemos depositados 3.000.000 €. Sin embargo, el banco no puede tocar este dinero para prestarlo a otros clientes, por lo que nuestro banco no gana ni un céntimo de euro por tener depositado ese dinero a través del mecanismo multiplicador. Obviamente, tampoco el banco da ningún interés por realizar depósitos a los clientes, por lo que la cantidad total por intereses pagados a los clientes por este concepto sería cero. En definitiva, los depósitos serían custodiados como en tiempos de los orfebres. No se usarían para ningún tipo de préstamo, y cada depositante podría acudir a retirar su dinero sin ningún problema. De hecho, podrían acudir todos los clientes al mismo tiempo a retirar todo el dinero, y el banco sería capaz de devolverlo sin menoscabo de solvencia. Este es el rasgo positivo de un sistema de reserva 100 %.
  • Podemos conceder un máximo en préstamos igual a las reservas. La cantidad que se podría prestar en un escenario de banca de reserva 100 % debería estar en el epígrafe contable "reservas", lo cual quiere decir que también es necesario, como en toda sociedad, disponer del capital social, aportaciones de capital de los socios, que debe figurar en el pasivo. De hecho, desde la aprobación del RD 322/2008 sobre Régimen Jurídico de las Entidades de Dinero Electrónico, mediante la formación de estructuras societarias coparticipadas, podemos poner a disposición de nuestro grupo societario, una plataforma de pagos propia e interna perfectamente segura, con la supervisión del Banco de España y con un capital de 60.000 € mínimo. Esto quiere decir que se puede poner un banco electrónico que esté relacionado con alguna empresa nuestra en internet. En la forma clásica, constituir un banco en España necesita el desembolso mínimo de un capital social de 18 millones de €. Vamos a suponer que con la introducción de este supuesto cambio en la banca comercial a sistema de reserva 100 %, el límite legal para todo tipo de bancas (clásica y de sociedades coparticipadas en internet) para el capital social fuese de 60.000 €, pues realmente no se correría riesgo en cuanto a la disponibilidad de los clientes y la solvencia del banco. Entonces en el balance contable tendríamos en el patrimonio neto (fondos propios):
Capital social: 60.000 €
Reservas: 500.000 €.
  • Suponemos, que tenemos 20 clientes a los que hemos prestado de media 25.000 € a cada uno. Los préstamos pueden ser: hipotecarios, créditos, aparte de otras operaciones financieras como líneas de crédito, tarjetas de crédito, etc. Se realiza la simplificación como "préstamos" en general para poder realizar la hipótesis de cálculo de forma sencilla.
  • La tasa de interés medio por ese dinero prestado será del 6 % anual en el primer año. Da igual que se usen varias fórmulas para cada caso particular (amortización mensual de los préstamos hipotecarios, amortización de un préstamo personal, interés gravado a las operaciones de línea de crédito, etc.) Usaremos esa simplificación para valorar qué gana el banco con este sistema. Y pensamos que la tasa de interés es realista, ni muy baja ni excesivamente alta, en un ambiente de banca sin problemas de solvencia.
  • Dado que solo podemos prestar de acuerdo a las reservas, y usando la tasa de interés, tomaremos la fórmula del interés simple para saber cuánto dinero hemos ganado. Obsérvese que en esta cifra no se incorpora los ingresos por comisiones varias, emisión de tarjetas de crédito, etc, que estimaremos en un 10 % de la cifra que resulte de aplicar el primer cálculo. 

Entonces, en un año se generan unos ingresos en forma de intereses:


 i = C · r · t = 500.000 · 0,06 · 1 = 30.000 €

Añadimos el 10 % por lo antedicho anteriormente:

i' = i · 1,1 = 33.000 €

Y llegamos a una conclusión clara: NO SALE RENTABLE.


fig. 3. Sistema de reserva 100 % significa la bancarrota para quien la lleve a cabo.

Si para obtener unos ingresos en forma de intereses para el banco de unos 33.000 € sobre unos fondos propios de 560.000 €, vemos como solo obtenemos un 5,9 % de incremento de activos sobre los fondos propios (que es el resultado del ejercicio o beneficio antes de impuestos, si consideramos todas las operaciones en esta simplificación) y ese dinero daría solo para pagar la nómina de un empleado del banco y no quedaría nada para el inversor - accionista - dueño. La cantidad cobrada no sería excesivamente baja para un pequeño empresario que se inicie con banca electrónica por internet. El problema es que el desembolso de capital social y reservas tan elevado haría que la inversión fuera no interesante para el 99,99 % de las personas que pretendieran establecer un banco de esta forma para recibir tan pocos ingresos anuales, dado que el retorno de la inversión sería a un plazo muy largo. ¿Cuál sería ese plazo? Ponemos en la expresión del VAN (Valor Actual Neto) la cifra de la inversión con el signo menos (capital más reservas, que son los fondos propios del balance) y añadimos en el numerador el sumatorio del valor hallado anual de ingresos por intereses multiplicado por la suma de la unidad más el tanto por uno de ganancias por los préstamos y otro tipo de operaciones, contando con que se incrementen con el paso del  tiempo cada año en un 1 %, no precisamente por el interés en sí, sino porque las operaciones en préstamos  no tienen necesariamente una razón lineal año tras año ni tienen que ver exactamente con subidas o bajadas de tipos de interés según las referencias habituales (euribor, etc.) porque estamos mezclando varios tipos de operaciones. Se ha supuesto que el tipo del mercado se mantiene en un 6 %, que está en el denominador en tanto por uno sumado a la unidad. Y todo ello lo hacemos para calcular x, el número de años, la variable a despejar del sumatorio, cuando el VAN se hace cero, es decir, el VAN mínimo para que una inversión sea rentable,



Calculando, el valor de x sale:

x = 37,94 años

Podríamos buscar otros niveles de reservas para aplicar este sistema de banca con reserva 100 % para préstamos, y nos daría similar, pues los intereses van parejos a la cifra de reserva, es decir, son directamente proporcionales, como se ve fácilmente por la forma simple de obtenerse mediante este ejemplo. Queda claro que el umbral mínimo de reservas para disponer de unos ingresos anuales brutos para un sueldo "decente" como socio individual sería de 500.000 €. ¿Pero quién estaría dispuesto a depositar 560.000 € en un nuevo banco para tener esos ingresos "limitados" y que dependerían de si el banco es capaz de otorgar el límite de préstamos de acuerdo a la paridad con las reservas? Efectivamente, porque pudiera darse el caso que el banco no concediera esos préstamos no porque no quisiese sino por falta de clientes. Entonces queda claro que ese sería el ingreso máximo bruto al que se podría llegar. Luego habría que descontar los impuestos a hacienda a partir del resultado de los documentos contables del balance y cuenta de pérdidas y ganancias.

Si tuviésemos 1.000.000 de € en reservas (el doble), según el procedimiento anterior, los ingresos por intereses resultarían 66.000 €, también el doble. El retorno sería en este caso:


x = 32,81 años

Lo que da una idea de que con el doble de reservas se conseguiría también el doble de ingresos y disminuiría algo el retorno del VAN, pero al ser cifras tan elevadas de fondos propios, el negocio sería aún menos rentable.

Y esto para una persona habituada a realizar inversiones, la descartaría automáticamente por ser un plazo de retorno muy elevado. 

Por lo tanto queda demostrado que un sistema de reserva 100 % de la banca comercial es inviable dado que ningún banquero privado va a perder dinero, e incluso si la banca fuese pública, este sistema haría que se perdería dinero por parte del sistema bancario que tuviese esta característica, dado que la cantidad de dinero en reservas para préstamos sería muy superior en comparación con las ganancias y se ve claramente que los depósitos están totalmente seguros en el banco cara a la solvencia, pero eso no es condición necesaria para que, en estas circunstancias, el beneficio bancario sea prácticamente inexistente, por lo que nadie crearía bancos bajo estas premisas, y el sistema estaría condenado a no practicarse.

Después de demostrar esta realidad mediante números, a través de matemáticas sencillas y no con charlatanerías filosóficas sin sentido como suele hacer D. Jesús Huerta de Soto en sus incoherentes y alocadas tesis libertarias sin ningún sostén matemático, también se llega a la conclusión de que para que continúe el negocio bancario es preciso que sigan existiendo las bancas centrales, pues son las que garantizan que se canalice el flujo de dinero, sabia del sistema capitalista, entre los bancos, si bien puntualizo varias correcciones sobre el sistema a continuación. 


fig. 4. D. Jesús Huerta de Soto, predicador de la anarquía.

Definitivamente, después de analizar este problema de banca con reserva fraccionaria vs. banca reserva 100 % durante algún tiempo, ahora demostramos que lo que podemos pensar de acuerdo a creencias o suposiciones debidas a pensamientos de otros autores que quieren realizar cambios en el sistema bancario, deben analizarse fríamente mediante números claros para ver si son factibles o no. En definitiva, se nos puede engañar con la palabra, pero demostraciones simples como ésta hacen ver que lo que hasta ahora pensábamos aquí se ha desechado por ser inviable.

Las propuestas para mejorar el sistema bancario, según mi punto de vista definitivo tras el análisis formal, son las siguientes:

1. Transparencia de los bancos centrales para dar información fidedigna cada poco tiempo de acuerdo a los indicadores recibidos entre los préstamos al Estado y a los bancos que forman el sistema en cada país. Esas transacciones deberían traducirse / convertirse mediante programación informática a tasa de interés que sería la equivalente al "mercado bancario", no al mercado abierto de todas las transacciones económicas de un Estado, por lo que es factible su realización, a diferencia de lo que piensan los libertarios de la Escuela Austriaca. Esto quiere decir que mediante un sistema informatizado, todas las operaciones entre los bancos centrales, el resto de bancos y el Estado deberían computarse, y transformarse mediante fórmula a un tipo de interés que se obtendría de acuerdo al flujo de operaciones. Lógicamente, el indicador variaría en todo momento, pero deberían de obtenerse valores diarios, semanales, mensuales para dotar a la política monetaria, que es llevada a cabo por el banco central, de un tipo tasado en base a la realidad del mercado, que como hemos recalcado es cerrado, es decir, mesurable y computable.


2. Estudio de optimización de cuál sería el nivel o tasa de reservas bancarias legales según la situación del mercado a través del tiempo. Este seguimiento deberían de hacerlo las autoridades estatales competentes y para llevar a cabo este estudio se deberían analizar variables económicas para lograr esa optimización. El valor de la tasa de reserva debería cambiarse cada poco tiempo de acuerdo a la realidad del mercado. Esto es, ¿por qué las reservas para efectuar el multiplicador bancario son del 2, del 10 ó del 20 % en un sistema monetario de banca de reserva fraccionaria? ¿Debe ser fijo el nivel de reserva todo el tiempo? Entiendo que no, que debería ajustarse según se pudiera cuantificar en el mercado. Debería buscarse el valor óptimo que redundase en la mejor situación económica para todos los ciudadanos, y lógicamente esto es labor del regulador estatal, no del plutócrata financiero que se lo dice al gobernante porque está más informado, pues ahí existe asesoramiento “interesado” en realizarse de una forma determinada para favorecer la banca en detrimento de la economía productiva y del Estado, que somos todos los ciudadanos.


3. Ley bancaria para evitar que la banca comercial y la de inversión vuelvan a estar unidas como sucedió con la abolición de la Ley Glass-Steagall establecida en tiempos del presidente F. D. Roosevelt en 1933 por el otro presidente Bill Clinton en 1999 a través  de la Ley Gramm-Leach-Bliley.

4. Control estatal para revisar mediante auditorías no delegadas a agencias privadas de ratings de la solvencia de los bancos en base a nivel de préstamos frente a reservas, operaciones de riesgos, etc.

5. Asentar la masa monetaria sobre algún patrón para no realizar excesivos préstamos o masivas inyecciones de liquidez para depreciar la moneda fiduciaria que pueden originar períodos de auge - recesión gracias a un tipo de interés del banco central no bien tasado y oscurantista (teoría del ciclo económico austriaco, que está detallada pero no solucionada ni explicada mediante argumentos matemáticos por lo que no se puede ni incluso justificar como causa - efecto). La excesiva masa monetaria, y el desapego a las leyes que existían antiguamente sobre separación de las dos bancas, de inversión y comercial, han sido causantes del cortocircuito financiero. En definitiva, abogo por finiquitar el período de monetarismo por considerar que ha sido el que ha desviado el capital hacia un enfoque primordialmente financiero, y prueba de ello son las múltiples gráficas que demuestran la excesiva deuda americana que desde los años '70 fueron tendiendo a curvas exponenciales peligrosas. El monetarismo es la corriente de pensamiento económico que aconsejó a Richard Nixon romper los acuerdos económico-financieros de Bretton Woods de paridad del dólar con el patrón cambio-oro. El abanderado del monetarismo fue Milton Friedman. Hemos observado como existió una época dorada del capitalismo entre 1944 y 1971. Desde entonces hubo un período recesivo en occidente que duró hasta 1995, un período de expansión desde ese año hasta que ha vuelto a caer en la gran recesión de 2007 que aún dura. El capitalismo financiero, el sector inmobiliario y de seguros ha crecido enormemente a costa de socavar el capitalismo productivo industrial. Con este sistema se ha favorecido al mundo financiero y los plutócratas han podido generar más y más dinero, existiendo cada vez una brecha mayor entre ricos y pobres. El sistema monetarista no es una solución válida para el capitalismo pues no beneficia a la economía productiva y eso desencadena malestar, desempleo, desindustrialización y esclavitud a escala planetaria. El capitalismo debe reorientarse hacia la economía productiva y realizar más inversiones en fábricas y talleres que generen trabajo a nivel global. 



 fig. 5. Deuda pública de EEUU entre 1940 y 2013. Obsérvese el crecimiento exponencial desde los años 1.970's coincidiendo con el sistema monetarista y con moneda americana sin respaldo.

Por lo tanto, después de este estudio queda demostrado que cuando empezaron los orfebres a realizar la banca a gran escala no realizaron ningún timo sobre préstamos concedidos en base a depósitos de los clientes sobre papelitos que emitieron de más. Simplemente realizaron el trabajo que únicamente podían hacer, pues en caso contrario, ese sistema de banca no hubiera podido darse y el desarrollo de la economía moderna hubiera sido imposible.

Concluimos que el sistema actual de banca con reserva fraccionaria es correcto y que deberían tomarse los elementos correctivos nombrados arriba del 1 al 5 para que la economía no tuviera esos altibajos tan bruscos y los ciclos económicos tendrían más suavidad.

Además, vemos claramente que tampoco el Estado podría hacerse cargo de estas bancas públicas, por una sencilla razón de costes. Veamos números.


Si necesitamos 560.000 € para el capital social y las reservas de un banco y únicamente podemos obtener 33.000 € de beneficio máximo, el banco público trabajaría para pagar el sueldo de una persona durante un año (33.000 €), no pudiendo trabajar más que esa persona. Sí se podría ahorrar dinero si la banca fuera electrónica, pero la gestión la debería llevar alguien que tendría que tener un sueldo... Si alguien cree la falacia que el banco crearía un puesto de trabajo, se tendría que ver el coste de crear, por ejemplo, 1.000 puestos de trabajo en la banca. Si multiplicamos los requerimientos de un banco, por 1.000, resultaría unas necesidades de 560 millones de €, entre capital social y reservas. Es por ello que vemos que este planteamiento es totalmente impensable pues al Estado únicamente le saldrían las cuentas mediante carga de más impuestos al contribuyente y al final caería en la tentación de contratar 4 personas por oficina, para llevarla de forma correcta. Entonces el sueldo de 33.000 € para una persona en un principio (beneficio obtenido por los intereses en un año de los préstamos) resultarían en unas pérdidas de:


33.000 · 4 (sueldos) - 33.000 (ganancias) = 99.000 € por banco.

Y si tenemos en cuenta los 1.000 bancos, resultaría una escandalosa cifra de pérdidas de 990 millones de euros que añadidas a las necesidades de constitución y reservas, 560 millones de €, requerirían un total de 1.550 millones de €, un agujero que siempre existiría e iría in crescendo con el sistema, pues los salarios habría que pagarlos regularmente. Lógicamente el sistema público es inequívocamente inviable también... por lo que la banca con reserva 100 % es una utopía en boca de prestigiosos académicos que no serían los que montarían un sistema tan ruinoso, pues en caso contrario, deberían de desprenderse de sus premios, sus medallas, sus cátedras, sus títulos Y PERDER MUCHO DINERO CON SU SISTEMA pues, por lo que se ha visto, de economía no tienen ni la más remota idea, aunque nos den vueltas y vueltas con argumentos filosóficos carentes de sentido y de lógica funcional.

Righeira - Vamos a la playa

Atrapado en el tiempo (1993)

JHS y el coeficiente de caja del 100 % en bancos. Aquí se ha demostrado que es inviable. Él sigue y sigue y sigue...

JHS para el premio nóbel... haz las cuentas primero

Lo peor de encontrarte con un cabezón es que te puede inducir a equivocarte varias veces. Sobre todo si el cabezón es aparentemente muy listo y dice palabras encajadas muy elocuentemente. Aunque demuestres que no tiene razón, es inútil pues seguirá en sus trece...

jueves, 19 de noviembre de 2015

Caso práctico de banca con reserva 100 % y banca con reserva fraccionaria

El sistema bancario parece que nunca ha estado bien concebido. Ya vimos en la entrada anterior que el dinero creado por el multiplicador bancario aplicando el método de reserva fraccionaria hace que exista mucho más dinero ficticio, fiduciario, sin respaldo en ningún patrón y que solo se registra en líneas de entrada o salida de apuntes contables en los ordenadores de los bancos.

fig. 1. El dinero tenía un valor intrínseco al oro. A partir de 1971 se rompen los acuerdos de Bretton-Woods y el dinero rompe el cambio 1 dólar = 1 pieza de oro que valga un dólar, llegándose al dinero fiduciario (que no se corresponde con esa paridad de cambio), al dinero fiat (dinero que es de curso legar y obligatorio respaldado por la entidad encargada de llevar la política monetaria)

Sin embargo, vamos a matizar ahora qué sucedería con un sistema aparentemente perfecto de coeficiente de reserva 100 %. Sería un sistema de banca donde todos los depósitos a la vista y equivalentes deban ser mantenidos como en cajas fuerte, sin posibilidad de prestar contra ellos. Es decir, dichos depósitos estarían en el banco custodiados, sin poderse tocar por parte del banco ni prestar, salvo que el cliente decidiera hacer movimientos en la cuenta. Las reservas serían las que tuviera el banco de las aportaciones de los socios capitalistas y aumentarían o disminuirían de acuerdo a los resultados contables de cada año y la decisión legal o particular (dependiendo del caso) de incrementar el valor de las mismas respecto al negocio de tomar intereses sobre préstamos sobre clientes de esas reservas, y no sobre los depósitos de los clientes. 

fig. 2. Grupo 11 Reservas del actual Plan General de Contabilidad de 2008.

Una banca con coeficiente de reserva de 100 %, aunque resulte el sistema perfecto para que no existan pánicos bancarios ni falta de liquidez ante clientes, no quiere decir que dicho sistema sea viable. Eso lo razonaremos en el próximo artículo.

Pongamos un ejemplo práctico.

Vamos a plantear dos situaciones, comparando el sistema de reserva 100 % con el sistema de reserva fraccionaria:

a) Sistema con reserva 100 %. El banco tiene unas reservas de 500.000 €. Recibe depósitos de 100 clientes a una media de 30.000 € por cada uno, por lo que en total se embolsa 3.000.000 €. El banco solo puede prestar el 16,7 % del capital recibido en depósitos dado que es lo que cubre las reservas, que son 500.000 €. El importe total de depósitos es intocable, pues no son reservas del banco. Por lo tanto es dinero esterilizado y existe liquidez absoluta en el manejo de ese dinero, como en tiempos de los orfebres.

b) Sistema con reserva del 2 %. Con los mismos datos del ejemplo anterior, el máximo capital creado a través del multiplicador m sería:

Capital creado máximo de préstamos a través de depósitos = 3.000.000 · m = 3.000.000 · (1 / res) = 3.000.000 · (1 / 0,02) = 150.000.000 €

Evidentemente, un banco con unas reservas de 500.000 €, en el caso (a) podrá acogerse a cualquier situación de impago pues está totalmente cubierto. El problema es que no tiene casi capacidad de préstamos ni de negocio. En el caso (b) el banco puede realizar 300 veces más préstamos que en el caso (a) gracias al coeficiente de reserva del 2 %, pero tiene una exposición a riesgos de impagos muy superior y que puede ser sobrepasada fácilmente con varios clientes que dejen de pagar la amortización de una hipoteca o un préstamo personal.

En definitiva, y sin extendernos, existen dos grandes diferencias en estos dos casos analizados:
  • Si se instalase un sistema de banca de reserva 100 %, la capacidad de otorgar créditos sería muy limitada. La única forma que se me ocurre de que un sistema así funcionase sería la existencia de múltiples bancos en competencia, con mucho menor capital social y reservas que los actuales. El incentivo de crear bancos de este tipo es que la autoridad política debería supervisar que se cumpliese el coeficiente de caja 100 % y entiendo que el negocio de banca se podría extender a muchísimos diferentes bancos y entidades financieras y cuando la operación requiriese de préstamos grandes se podrían unir en la operación diferentes bancos para, en forma consolidada y cooperativa, pudieran llegar a realizar la operación. Bajo la perspectiva de este sistema bancario, los intereses por depósito de clientes deberían tender a cero, pues de lo contrario no existiría incentivo entre los banqueros para ejercer el negocio, y por otra parte los clientes estarían seguros de que su dinero nunca se perdería por crisis bancarias. Los bancos siempre podrían prestar dinero, pues no tendrían el inconveniente de hacerlo con un sistema de reserva fraccional con riesgo. Se haría sobre el total de las reservas del banco, siempre cubiertos los impagos, pues no se usan los depósitos de los clientes para multiplicar la masa monetaria.
  • El sistema descrito para la reserva fraccionaria actual se basa en el convencimiento de que no todos los clientes van a retirar los depósitos al mismo tiempo, ni van a existir impagos de préstamos multitudinarios. Sin embargo, ese escenario de impagos a la banca es de todos conocidos con la actual crisis burbujista - inmobiliaria iniciada en EEUU. Por lo tanto, es algo que nos está afectando a todos, personas, empresas, empleados... El préstamo no fluye aún a las empresas pues el sistema financiero está cortocircuitado y se intenta restaurar desde un sistema de banca central que únicamente está inyectando un exceso de masa monetaria, intentado dar fluidez, pero al mismo tiempo, vamos viendo que el dinero cada vez vale menos y los tipos de interés de la FED están sobre el 0 - 0,25 %, un escenario caótico donde, unos precios tan bajos pueden haber preparado otra onda de ciclo medio que nos alcance en un futuro, con otra crisis bancaria - crediticia.

¿Quiénes serían aparentemente los perjudicados con un sistema de reserva 100 %? Los grandes banqueros internacionales, pues con este esquema, ya no sería tan suculenta su tajada del pastel mediante el sistema actual y si además, los bancos centrales desapareciesen, al no tener que realizar función alguna, pues los bancos comerciales no tendrían ningún tipo de problema de solvencia, automáticamente los grandes banqueros se focalizarían hacia las empresas, es decir, a participar en su accionariado y a reforzar la economía productiva.

¿Quiénes serían aparentemente los beneficiados con un sistema de reserva 100 %? Numerosos pequeños banqueros que aparecerían y podrían competir con los grandes, haciendo que gracias a sus irrupción en el mercado, el sistema tendría suficientes bancos e intermediarios financieros para llevar a cabo los suficientes préstamos a clientes, de tal forma que las crisis sistémicas por burbujas creadas por exceso de crédito que luego son derrumbadas cuando suben los tipos de interés de un banco central, no pudieran darse. Además, el crédito tendría la peculiaridad de que sería posible hacer sin tanto riesgo, porque las reservas siempre cubrirían al banco.

Este modelo simple resultaría el óptimo para que el sistema bancario diese créditos, no se repitieran quiebras y pánicos bancarios y los grandes banqueros internacionales se reorientaran más hacia la economía productiva, por lo que, ganaríamos todos. Para llevar a cabo este proyecto se necesita ley gubernamental que impida que las grandes ganancias de los banqueros internacionales frenen estas ideas, que evidentemente van en contra de su riqueza fácil que perjudica al 99 % de la población mundial.


Nota: este es un planteamiento teórico donde no se ha argumentado cuál sería la ganancia del banquero. ¡Y eso sería pieza clave! Si no hay beneficio o es inexistente nadie invierte. Esta forma de desarrollar ideologías económicas que parecen ser ciertas son las del estilo del libertario anarcocapitalista, D. Jesús Huerta de Soto (JHS, el mesías de la anarquía), quien dice abominar, a través de sus planteamientos, de las matemáticas en economía, abducido por la praxeología, donde a través de un intento de inquisición medieval nos intenta abstraer en un bonito cuento del que parece tener razón, después de haber escrito numerosos libros sobre la materia donde no hace ningún cálculo numérico - matemático sobre su paradisíaco e idílico mundo de banca con coeficiente de reserva 100 % y la abolición de las bancas centrales. Finalmente en el siguiente artículo se desmontarán definitivamente estos argumentos con las herramientas que nos proporciona el saber humano y no con la charlatanería, el empecinamiento y la contumacia con que hace gala D. JHS, que es un verdadero “mesías” o “predicador” de la anarquía, pues defiende la destitución del Estado y la abolición de las bancas centrales y el establecimiento de banca con reserva 100 %. Reitero que en el siguiente artículo se desmontará toda esta farsa ideológica que solo pueden pensar 4 iluminados que no tienen el suficiente conocimiento matemático para llegar a conclusiones serias a través de ecuaciones simples, que incluso un chaval de la ESO hoy en día sabría calcular.


Si D. JHS y sus seguidores llegaran a la extraña conclusión que la banca con reserva 100 % debiera ser pública, entraría en una contradicción antagónica de primer orden, pues la corriente libertaria española niega cualquier tipo de acción estatal. Dicen que el Estado sobra. Por lo tanto, demostraremos en el siguiente artículo que los profetas de la anarquía y de una banca sin beneficios solo dicen estupideces propias de personas que no tienen el más mínimo conocimiento de la matemática, aunque ellos se cataloguen como los economistas más avanzados en el campo liberal. Queda lejos Hayek para criticar a toda esta pléyade de analfabetos funcionales que intentan sembrar mentiras basadas en pensamientos irracionales, imposibles y utópicos. Lo demostraremos en el siguiente artículo.



martes, 13 de octubre de 2015

Razones para cambiar el sistema bancario

Como la mayoría de personas ya conocen, el moderno sistema bancario procede del antiguo oficio de orfebres que se dedicaban a custodiar metales preciosos, monedas a los clientes para garantizar la seguridad, en un principio de manera gratuita por los servicios del negocio de orfebrería.

Pronto vieron que, por dejar allí custodia de bienes preciosos, deberían cobrar una comisión o interés y así lo hicieron, como era lógico. Ése es un sistema de reserva con coeficiente de caja 100 %, donde no se tocan los depósitos de los clientes.

fig. 1. Los orfebres sí que custodiaban los depósitos monetarios de los clientes a cambio de un papel-título que garantizaba ese dinero. Ahí sí existió una banca con coeficiente de reserva 100 % pues no existía préstamo de los depósitos a otros clientes. La banca comercial moderna surgió cuando los orfebres empezaron a dar más vales del custodiado. Habían inventado sin saberlo el multiplicador bancario.

En aquellos tiempos, se emitía un vale o anotación en papel del depósito introducido en la caja fuerte de la orfebrería y se establecía una paridad entre lo depositado y lo entregado en papel. Es decir, si en la caja fuerte había 200.000 unidades monetarias, se emitían en papel un total de 200.000 unidades monetarias. 

El paso de este negocio al de la banca fue sencillo. Tan solo tuvo que pensar el orfebre que la mayoría del tiempo los clientes tenían depositadas sus riquezas y muy pocos las retiraban y mucho menos, al mismo tiempo. Es por ello, que decidieron emitir más vales en papel que lo realmente depositado. Ahí nació la banca tal y como la conocemos y los antiguos orfebres habían inventado el multiplicador bancario sin saberlo. A este tipo de banca se conoce como de reserva fraccionaria, porque solo tiene una fracción del dinero emitido en préstamos como reserva, siendo en Europa del 2 %, es decir, que el dinero creado crece mediante el multiplicador bancario 50 veces. Y lo hace a través de la reiterada entrega de dinero para préstamos partiendo de un depósito de un cliente, lo cual hace que si comenzamos con un depósito de 10.000 €, se obtiene un dinero bancario mágico total de 500.000 € de aplicarse el multiplicador bancario en su totalidad en préstamos. Esto está legalizado por los diferentes Estados, dado el poder que ejercen los banqueros a nivel internacional desde hace bastante tiempo fundamentalmente por haber sido algunas dinastías bancarias prestamistas de gobiernos y casas reales desde hace siglos. Pero analizaremos que esto debe ser así, no ya por la imposición de banqueros de otras épocas, sino porque es la única forma de que un banquero gane dinero y haya expansión económica. Y para ello demostraremos que la banca con coeficiente de reserva 100 % es una falacia no argumentada matemáticamente. Y lo haremos en los dos siguientes artículos.

El sistema actualmente se rige de la siguiente manera en casi todos los países del mundo. Existe un banco central de capital privado que es el que dice supervisar la inflación y el crecimiento del Estado teniendo el control de la política monetaria, que la realiza con ajustes del tipo de interés, fundamentalmente, que es la tasa que ajusta al préstamo a bancos. El sistema parece perfecto pues un BC es prestamista en última instancia en caso que los bancos sufran bancarrotas; además existen los préstamos interbancarios, que hace que cuando un banco entra en dificultades otro banco puede concederle dinero prestado. Tienen el deber de drenar la economía, expandiéndola con tipos bajos cuando usualmente existe baja inflación y subiendo los tipos para frenar el auge de subidas de precios.

Los bancos centrales privados realizan las antiguas funciones de las Casas de Moneda: imprimen y emiten el dinero, que hoy en día se llama “fiat” o “fiduciario” pues no están respaldados en ningún patrón monetario (oro, plata, etc.), desde la ruptura de Bretton Woods (acuerdo internacional económico - financiero realizado desde 1944) en 1971 por parte de Richard Nixon, que abolió el patrón cambio – oro de dólares, ante la imposibilidad de transferir reservas de oro como pidió Francia. 

Los bancos centrales privados son cárteles bancarios de grandes banqueros internacionales que emiten el dinero con un coste al Estado, que somos todos. El banco central más importante del mundo es la Reserva Federal de EEUU, conjunto de 12 bancos regionales fusionados ahora en 5.

Los privilegios principales de este cartel de bancos son los siguientes:

1) La FED transforma, al imprimir billetes de banco con un mínimo gasto, papel sin casi valor en dólares americanos y con ellos hace préstamos a cambio de obligaciones de pago a EEUU, (entre tanto también a otros países) y a otros bancos. De esta forma, durante su historia, el cartel ha logrado, desde la nada, billones de obligaciones por las que cobra permanentemente intereses, que le aseguran a su vez miles de millones de ganancia anual. Por eso, ningún gobierno americano debe preocuparse por el déficit estatal mientras los banqueros monopolistas estén del lado del gobierno, y, siempre que sea necesario, pongan en marcha las impresoras de dinero, como ocurrió en la era Bush, para financiar las guerras, que a su vez beneficiaron al cartel bancario, como por ejemplo con la instalación de una banca central en Irak tras la caída del régimen de Saddam Hussein, además del suculento beneficio que da a la FED el negocio de la guerra al prestar al gobierno de EEUU el dinero necesario para cualquier acto bélico en el exterior hecho que ha propiciado que desde los años ’70 del siglo XX la deuda norteamericana haya subido de forma exponencial.

2) Con el privilegio de los intereses, que son impuestos según las directrices que les benefician, la FED estipula ella misma el monto de estos, y es comprensible que el cartel tenga especial interés en obtener altos réditos. Por eso, usualmente, sube extremadamente los tipos de interés produciendo crisis periódicas – como en el caso presente – para después aparecer como su tabla de salvación. Con los intereses, se absorbe permanentemente la potencia adquisitiva de los ciudadanos norteamericanos y se la redistribuye a los banqueros de la FED, tanto a través de los intereses por los créditos, como por los impuestos que son derivados a la FED como intereses por la enorme deuda estatal. Con el cambio constante de las tasas de interés, la FED cambia las condiciones de la política económica más grande del planeta y de sus accionistas en la bolsa de Wall Street en Nueva York, la cual como bolsa dirigente internacional, resulta una señal para el resto de las bolsas en todo el mundo. En definitiva, los banqueros dueños de la FED hoy en día controlan una buena parte del mundo.

3) Para poder estabilizar nuevamente las crisis bancarias, la FED administra reservas de dinero de sus bancos asociados (con un recargo anual de 6% de intereses) que pone a disposición del sistema bancario cuando éste lo necesita para superar una crisis. En este momento, a raíz de la quiebra en el financiamiento inmobiliario norteamericano, la FED trata de evitar una crisis financiera mundial a través de un suministro de dinero líquido a los bancos. Como muchos bancos inmobiliarios de EE.UU., inteligentemente, convirtieron sus créditos en valores bursátiles, transpusieron de esta manera sus problemas a bancos en Europa, los cuales a su vez también entraron en barrena.

Pero la FED, es decir su anterior presidente Alan Greenspan, produjo él mismo la crisis. Con la rápida y dramática bajada de los tipos de interés (después del extremado 6 % de interés básico) con una resultante liquidez excesiva de la economía de EEUU, a partir del 3 de enero de 2001, Greenspan intentó estabilizar el crack más grande en las bolsas desde hacía 50 años. Hacia el 25 de junio de 2003, el interés básico había llegado a su más bajo nivel con el 1 %, lo que permitió a los bancos otorgar créditos con intereses a precios ínfimos. Así, muchas familias cayeron en una "trampa" y se animaron a comprar casas a crédito, que solamente podían financiarlo contando con bajos intereses.

En definitiva hemos visto que el papel “regulador” de la banca central estadounidense y por extensión a todas las que actúan en cártel bancario privado sirve para intereses plutocráticos de los banqueros pertenecientes al cártel, no al Estado propiamente. Sin embargo, el Estado deja que la BC sea su prestamista porque obtiene todo el dinero necesario manejando un dinero público de los ciudadanos, que son los que pagan el coste de la BC. 

La política monetaria debería estar en manos de un organismo gubernamental público y que no tuviesen acceso a dinero infinito obtenido de la nada. De esta forma, los gobiernos no tendrían mano ancha para malgastar dinero público, se reducirían los impuestos y los ciudadanos tendrían más dinero para gastar, lo que estimularía un capitalismo productivo. Las políticas neoliberales aplicadas desde la época de Ronald Reagan, ya no sirven. Desde aquellos años, la deuda de EEUU ha subido de forma imparable y se ha conseguido descapitalizar la industria, tanto de EEUU como de otros países del área occidental. Esto ha sido debido al predominio de los sectores inmobiliario, seguro y bancario frente al sector industrial. El neoliberalismo lo defino ahora como la práctica gubernamental empleada por los gobiernos siguiendo los dictámenes del sóviet supremo del BC, manejo dictador e interesado del Estado para provecho de unos pocos, los grandes banqueros, mediante un tipo de interés marcado de forma errónea, obscurantista y encaminado a provocar burbujas especulativas y malas inversiones.

La solución al manejo de la política monetaria por un organismo gubernamental sería la solución al despilfarro financiero propiciado por la gran banca, que repercute en todos los agentes económicos creando una gran distorsión. El tipo de interés marcado de esa forma, que corre anacrónica al mercado,  significa un signo de planificación de corte socialista por parte de los plutócratas para beneficio propio, donde sitúan en segundo plano la estabilidad y el crecimiento, estandartes sobre los cuales, dicen actuar para el Estado. 

Las bancas centrales son centro de poder de las grandes dinastías bancarias que intentan descapitalizar la economía productiva para intentar succionar de ciudadanos y empresas socavando casi toda la actividad en la economía real en períodos recesivos, donde los valores de las empresas caen, existen quiebras y los grandes banqueros se nutren de su poder financiero para poder comprar a precio de saldo dichas empresas y colocar a millones de personas en el desempleo a costa de su creciente riqueza.

El sistema de banca central se ve ayudado por el sistema de reserva fraccionaria. Por lo tanto, una banca libre con reserva 100 % y donde los préstamos serían todos de acuerdo a los depósitos, debería funcionar perfectamente, dado que las crisis por no liquidez quedarían asépticamente controladas, porque nunca faltaría dinero real, y no existirían apuntes contables de ordenador, en los bancos.

El dinero bancario se reduciría en torno a 50 - 100 veces (de acuerdo a un coeficiente de reserva del 2 – 1 %), pero ese dinero sería el de verdad, no el que aparece por magia como el resultado de multiplicaciones de operaciones sobre depósitos de clientes en préstamos encadenados a otros clientes hasta un nivel que hace que el dinero real sea escaso y solo se cree deuda, en base al artificio creado por los dos entes analizados: banca central privada y banca comercial con reserva fraccionaria.



Sin embargo, como veremos en los dos próximos artículos, la banca comercial con reserva 100 % no podrá realizarse y es posible que tanto la forma de realizar el ajuste de tipos de interés actual, así como el nivel de coeficiente de reservas de la banca comercial podrían ser realizados de una forma más científica y matemática. En los próximos dos artículos se verá cómo debería ser esta mejora al sistema bancario y de esta forma evitar las crisis periódicas alejándonos de los planteamientos filosóficos que acabamos de realizar en este artículo, sustituyéndolos por simples análisis contables.